lunes, 6 de diciembre de 2010

-

Ardía algo entre nosotros, algo tan grande que conseguía mantenernos distantes... dejando el frenesí en un segundo plato. Y me quedé con hambre. No bastó con comernos con los ojos, con tantear las bocas a dos centímetros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario